EPÓNIMOS: éstos no llevan guion

No sé si haya un campo del quehacer humano donde se empleen más epónimos que en la Medicina. El epónimo inmortaliza al descubridor o inventor de aquello que lleva su nombre, y en general responde a un solo autor. Cuando vemos epónimos con más de un apellido solemos pensar que se trata de varias personas, como en el síndrome de Vogt-Koyanagi-Harada, la escala de Hunt y Hess o la por todos conocida enfermedad de Kikuchi-Fujimoto. Sin embargo no siempre son varios autores, sino un único artista que pone todos sus apellidos. En este caso no debería emplearse guion para separarlos, a menos que el autor en cuestión ya firme de serie con guion de por medio (como más de uno que yo conozco). Van dos ejemplos:

Síndrome de Ramsay Hunt

O zóster ótico, se trata de una parálisis facial consecuencia de la activación del virus varicela zóster en el ganglio geniculado del nervio facial, y se distingue de las parálisis faciales más pedestres por la presencia de una erupción herpética en la oreja y el conducto auditivo. Fue descrita por James Ramsay Hunt (1872 ¿o 74? – 1937), neurólogo norteamericano dedicado especialmente a los trastornos extrapiramidales. Estuvo alistado en el ejército Americano durante la primera guerra mundial, luego hizo carrera en la Universidad de Columbia y murió por un hipernefroma. Su hijo James Jr. trabajó para la CIA (Pract Neurol 2007;7:182-185).

En realidad el zóster ótico es el síndrome de Ramsay Hunt tipo II, pues el profesor describió tres síndromes: el tipo I o dis-sinergia cerebelosa mioclónica, y el tipo III que según unos es una forma de neuritis cubital y según otros una atrofia del globus palidus. En fin.

Argyll Robertson

Douglas Argyll Robertson

Pupila de Argyll Robertson

Menos mal que el autor no usó su nombre completo, Douglas Moray Cooper Lamb Argyll Robertson (1837 – 1909). Fue un oftalmólogo escocés, que estudió en Berlín con el célebre von Graefe, y después desarrolló su carrera en Edinburgo. Estudió el efecto de la fisostigmina en el ojo y propuso su uso como tratamiento del glaucoma.

La pupila de Argyll Robertson es una manifestación de la neurosífilis, donde hay pérdida del reflejo pupilar a la luz con conservación del reflejo de acomodación, y con unas pupilas pequeñas y de contorno irregular. También metió mano en las disociaciones luz-cerca con pupila dilatada, que ahora conocemos como pupila de Adie.

Total, que mejor no le pongáis guion a estos epónimos, pa quedar bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s