Metáforas gastronómicas en Medicina IV: grasitas

Hoy incluyo símiles clínicos basado en comida grasosa. Aquí habría podido insertar los ya comentados infiltrados en grasa de carnero y la pericarditis en pan y mantequilla expuestos anteriormente en esta serie tan poco suculenta.

Grasa de pollo

Es famoso el coágulo en grasa de pollo entre los estudiantes de anatomía patológica.  Este coágulo en grasa de pollo tiene un aspecto gelatinoso y amarillento realmente muy parecido a los lobulillos de grasa del pollo crudo, o a la capa de grasa que se solidifica en la superficie de un caldo de pollo refrigerado. Se produce por la coagulación intravascular o intracardíaca en ausencia de movimiento circulatorio, es decir, es una forma de coagulación postmortem. El aspecto amarillo se debe a que los eritrocitos sedimentan en la sangre estancada y el sobrenadante seroso coagulado permanece en la parte alta del coágulo. Así al abrir durante una autopsia un ventrículo o un gran vaso se observa esa masa amarillenta fácilmente extraíble del lecho vascular y que por su otra cara es de aspecto rojo oscuro por la acumulación de glóbulos rojos. Estas características diferencian al coágulo postmortem del trombo patológico, pues este último está más adherido a la pared vascular y su color es uniforme.

Aceite

Tenemos la curiosa catarata en gota de aceite que aparece en niños con galactosemia. En esta enfermedad hereditaria recesiva existe un defecto enzimático que impide convertir la galactosa láctea en glucosa, de modo que la galactosa se acumula en los tejidos y causa problemas.  El exceso de galactosa se metaboliza a galactitol (o dulcitol) que ejerce una acción osmótica en los tejidos y es la responsable del cambio de refracción en el núcleo del cristalino, que se observa como una gota de aceite en la exploración con retroiluminación en la lámpara de hendidura. Otros síntomas que desarrolla el niño galactosémico son: hepatomegalia, hipertensión endocraneana, fallo renal, retraso del crecimiento y retraso psicomotor. La intensidad de estos síntomas es variable de acuerdo a la enzima deficitaria. No se debe confundir la galactosemia con la intolerancia a la lactosa o la alergia a la proteína láctea. En la siguiente infografía se resume lo principal de la enfermedad.

galactosemia

Metabolismo de la galactosa y manifestaciones de la galactosemia. Pinchar para aumentar.

Salmón

Este graso bicho acuático sirve para describir lesiones cutáneas o mucosas de color rosa-naranja, similares al tono de la carne del salmón. La lesión más frecuente es la mancha salmón del recién nacido (nevus flameus neonatorum, nevus de Unna o “picotazo de cigüeña” para los más vulgares). Es una formación angiomatosa venular que aparece en más de la mitad de los neonatos, especialmente en la nuca, la glabela y los párpados. Son lesiones irregulares de tono rojizo-asalmonado, que blanquean con la presión y casi siempre desaparecen en los primeros meses o años de vida, por lo que no hay que plantear tratamiento. Parece tener más incidencia en madres mayores de 30 años, bebés a término o postérmino, alto peso al nacer y raza caucásica (Actas Dermosifiliogr 2011;102:24).

La otra lesión asalmonada, menos frecuente pero mucho más seria, es el linfoma conjuntival; se manifiesta como una masa rosa-naranja en la conjuntiva del fondo de saco. Los linfomas de los anexos oculares representan entre el 5 y el 15% de los linfomas extraganglionares (Acta Oncol 2001;40:485) y es la neoplasia maligna más frecuente de la órbita. Se origina en los linfocitos del tejido linfoide asociado a mucosas (MALT) y en el área ocular puede radicar en la conjuntiva, la glándula lacrimal y la grasa orbitaria. Se discute si existe una asociación real con cuadros inflamatorios previos como los causados por Chlamydia como posible origen de este tipo de neoplasia (Ann Oncol 2008;19:835). El pronóstico suele ser bueno, con supervivencia superior al 90% a los 5 años.

Me quedan tres cositas más para hacer un último post sobre analogías culinario-patológicas.

Anuncios

Un comentario en “Metáforas gastronómicas en Medicina IV: grasitas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s