Cosas a evitar en una presentación: imágenes prediseñadas

Las modas cambian, para todo, y lo que fue una sensación en los años 90 ahora puede resultar infame. Eso ocurre con las imágenes prediseñadas para presentaciones incrustadas en la suite Office y que tanto se usaron. El concepto de clipart proviene del diseño gráfico, refiriéndose a aquellas figuras ya impresas y recortadas que usaba el diseñador para componer sus ilustraciones. Se podían comprar cuadernos de imágenes prediseñadas de variados temas, para recortar y fijar con pegamento o cinta en el trabajo gráfico; luego no se notaba en la reproducción.

En los años 80 se desarrollaron los primeros softwares de procesamiento de imágenes, diseño de presentaciones y maquetación de textos. Era obvio pasar los clipart a soporte informático y comenzó la expansión de colecciones de imágenes prediseñadas en mapa de bits y luego en formato vectorial, que se distribuían en diskette y a partir de los 90 en CD. En esta década también Microsoft incorporó cliparts para PowerPoint, la verdad bastante escasos y cutres, pero era lo que había, era gratis y todos los usábamos.

El Screen Bean más insoportablemente popular en powerpoint

Uno de los Screen Bean más malditos y cansinos.

Un prototipo de estos clipart es la serie de monigotes “Screen Beans” que a muchos nos traen recuerdos: esos peleles negros presentados en distintas posiciones y circunstancias para incluirlos en las diapos según correspondiera (el más socorrido sin duda era el que se rasca la cabeza, con un signo de interrogación, o quizás el de la bombilla de “idea”). Aún hay valientes y/o nostálgicos que se atreven a colocar un screen bean en sus diapos… Bit Better Corporation, la empresa que comercializaba los screen beans cerró a finales de 2011.

Actualmente se dispone a través de internet de una cantidad ingente de imágenes prediseñadas y gratuitas, con sitios enteros dedicados a distribuirlas. Los monigotes han evolucionado, ahora son más modernos y animados, pero no menos cutres y repetitivos. Y justo cuando tenemos a disposición cliparts como nunca, vienen los enteradillos del diseño a decir que no es buen asunto usarlos en presentaciones. Y tienen razón los enteradillos, pues estas imágenes prediseñadas suelen ser simplonas, feas, ordinarias, poco profesionales y aportan estos mismos atributos a las presentaciones que las usan. Se podría decir que actualmente el clipart tiene su sitio en los trabajos escolares, en los flyers de sindicatos de enfermería y en los anuncios de estudiantes de medicina promocionando actividades para recoger fondos para viaje de fin de curso, por poner unos ejemplos.

¿Qué se debe usar entonces? Lo recomendable es emplear fotografías o ilustraciones profesionales. Si se quiere poner, por ejemplo, un fonendo o una jeringuilla en una diapo es preferible emplear una foto de calidad, incluso artística, en vez de un garabato prediseñado de estos objetos. La mejor opción es usar fotografías propias, aunque se entiende que esto supone un esfuerzo adicional. Existen en internet bancos de imágenes más o menos gratuitas y de pago (iStockphoto, GettyImages) de donde sacar fotos de calidad. Incluso el clipart de Microsoft Office ahora incluye un buen puñado de fotos que pueden sacarlo a uno de un apuro.

El problema que veo a estas imágenes de banco es que no son más que la versión elaborada de los antiguos clipart, es decir, son tan ideales y photoshopeadas que terminan pareciendo todas iguales y cansan. Por ello hay que buscar y escoger bien.

bannerpresentaciones

En cuanto a ilustraciones científicas también se pueden conseguir por internet, pero con frecuencia son escaneados de libros o material de algún journal con derechos de autor. Para cosas serias y bien hechas no hay como solicitar ilustraciones a medida como las de www.ilustracionmedica.es (ejem, dejo colar la propaganda…)

En cualquier caso, las imágenes incluidas en diapositivas deben servir para comunicar y no solo para adornar. Deben demostrar o reforzar la idea presentada. De lo contrario solo serían ruido y lo más conveniente es no usarlas.

La verdad es que el uso de clipart lo tenemos metido en la cabeza a una profundidad que no nos damos cuenta: a diario tiramos de ellas en forma de emoticonos en Whatsapp y otras redes sociales y, dentro de sus limitaciones, les sabemos sacar partido como elemento comunicativo.

He aquí una presentación donde muestro lo planteado en este post. Lo inserto desde slideshare, aunque cada vez me toca más la moral su infame formato 4:3 y la mala calidad de conversión de imágenes a flash, en especial cuando hay texto en forma de imagen. Esta presentación también se puede ver desde Calaméo y desde SlideServe, que tienen algo de mejor calidad de imagen pero es un lío para insertarlos en wordpress.

Adenda: he abierto cuenta en authorstream.com y me parece que es la plataforma con mejor calidad de reproducción. Vuelvo a insertar la misma presentación para que comparéis, sobre todo en pantalla completa.

Anuncios

4 comentarios en “Cosas a evitar en una presentación: imágenes prediseñadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s