Chaty con ginecomastia

Ya sé que hablar aquí de chatis y tetas atraerá a huestes de pajiconfusos interneteros. Una ventaja que se tiene como webmaster es conocer los términos de búsqueda por los que la gente ha accedido a tu web, y en el caso de este blog tan decentito de Ilustración Médica tengo en mi haber búsquedas como éstas (sic): “ventajas y desventajas del bondage testicular”, “zonas erogenas en los transexuales”, “etiqueta puta”, “latinas en estado de ebriedad”, “raspon en vagina”, “fotos vaginas artificiales”, “como son los genitales de una sirena”, “transexuales tetas médicos”, “queso en vagina”, “bolitas en la parte genital femenina”, “porque mi periodo parece mezclarse con el flujo vaginal”, “comerse el flujo femenino” y, la mejor de todas, “como se hace una lengua cuando se mama vagina”. Gracias a estos portentos de la Humanidad por visitar este humilde blog.

Obviamente no me referiré a chaty en el contexto de chata, chatita o chatina, apelativo un tanto desdeñoso aplicable a chicas jóvenes, pues sería raro atribuir ginecomastia a una chati de este tipo.

Chaty era el título del principal alto cargo en el Antiguo Egipto, solo por detrás del mismísimo Faraón. Concretamente me interesa un chaty llamado Hemiunu en cuya estatua resalta una anómala proporción mamaria compatible con ginecomastia, como se ve en la figura adjunta.

1280px-hemiunu



Hemiunu, chaty del faraón Jufu y constructor de su pirámide

El cargo de chaty, o tayty sab chaty (“el del velo”, “el envuelto”) era equivalente al de un Primer Ministro o Presidente del Gobierno o lo que en nuestra historia representó el Valido del Rey, como el Conde Duque de Olivares. Es decir, la persona que ostenta la máxima jerarquía por debajo del Rey. En la literatura divulgativa sobre Egipto al chaty se le suele llamar visir, por analogía con este cargo califal, aunque es una denominación incorrecta. El chaty asumía funciones que hoy en día vemos repartidas entre los ministerios de interior, justicia, hacienda, fomento y obras públicas, además de cuidar de la Casa de su Majestad. Una de sus principales responsabilidades era la ejecución de las obras monumentales encargadas por el faraón, incluyendo su tumba y sus templos.

Un chaty muy famoso es Imhotep, a quien se atribuye la construcción de la primera pirámide, la pirámide escalonada del faraón Djeser en Saqqara (III dinastía). También nos resulta familiar a los médicos pues es considerado padre de la Medicina egipcia hasta el punto que muchos siglos después fue deificado como un Asclepio egipcio.

Por supuesto que los chatys provenían de la nobleza y frecuentemente estaban emparentados con el faraón (hijo de una esposa secundaria, primo, yerno, etc.) o con sus predecesores en el cargo. Esta proximidad hizo que puntualmente un chaty llegara a faraón cuando el que moría no tenía un heredero disponible. Así ascendieron Amenemhat I y Ramsés I, iniciadores de las dinastías XII y XIX respectivamente, o el faraón Ay que había sido el chaty de Tutankhamon y pasó a ser el penúltimo rey de la dinastía XVIII.

Al personaje tetudo que nos ocupa, Hemiunu, lo localizamos durante el Reino Antiguo, concretamente en la IV dinastía (2630-2500 a.C.). Recordemos que ésta fue la época de esplendor de las pirámides. El padre de Hemiunu fue el chaty Nefermaat, hijo del faraón Snofru (fundador de la dinastía y constructor de tres pirámides) y medio hermano de Jufu, el siguiente faraón. Una observación, Jufu (o Khufu) es Keops: muchos nombres faraónicos han corrido la suerte de La Coruña y Gerona, y actualmente todo egiptólogo de pro dice Jufu, Jafre y Menkaure en vez de Keops, Kefrén y Micerinos.

Jufu tuvo varios chatys durante su reinado, entre ellos su hermano Nefermaat  y después al hijo de éste Hemiunu. Y es a Hemiunu a quien se atribuye la construcción de la gran pirámide de Keops en la meseta de Guiza, lo cual no es poco mérito para pasar a la historia. Hemiunu fue enterrado en una magnífica mastaba en la necrópolis oeste de Guiza, adyacente a las famosas pirámides.

Estatua de Hemiunu tal como fue encontrada dentro su mastaba.

En las tumbas importantes del reino antiguo había una habitación cerrada llamada serdab, comunicada con el exterior a través de una mirilla, donde se colocaba una estatua del difunto la cual podía “mirar al exterior” a través de la mirilla. La estatua tetona de Hemiunu es la que se encontró dentro del serdab de su tumba, solo que la cabeza estaba tirada por el suelo y las joyas engastadas en sus ojos habían desaparecido por obra de los ladrones.

Actualmente la estatua de Hemiunu está en el Museo Roemer und Pelizaeus de Hildesheim, Alemania. Muestra a un hombre maduro sentado, a escala real, con poca frente, fondón pero no especialmente gordo y con esa notoria pechuga.

La ginecomastia es la presencia de tejido glandular mamario desarrollado en un varón. En cambio la pseudoginecomastia es la acumulación de grasa pectoral de los gorditos, sin tejido mamario. En la mitad de los casos la ginecomastia es fisiológica (en el recién nacido, el púber o el anciano) o no tiene causa determinable. La otra mitad está causada por aumento del efecto estrogénico o reducción de los andrógenos. Entre las causas más relevantes están:

  • Cirrosis hepática: el mal metabolismo hepático causa acumulación de estrógenos endógenos.
  • Hipogonadismo: como en la deficiencia de 5α-reductasa, el síndrome de insensibilidad a andrógenos, Klinefelter (47,XXY), extirpación testicular, post-orquitis, torsión testicular, síndrome de Kallman.
  • Hiperprolactinemia: secundaria a prolactinoma hipofisario.
  • Tumores productores de HCG: sean de células de Leydig o Sertoli, coriocarcinoma, tumor pulmonar de células grandes o tumores gástricos y renales secretores de HCG.
  • Hipertiroidismo: entre el 10% y el 40% de los hombres con hipertiroidismo pueden desarrollar ginecomastia, reversible al tornar a estado eutiroideo.
  • Insuficiencia renal crónica: por reducción de la producción de testosterona.
  • Medicamentos: es de las causas más frecuentes y más fácilmente identificable. La lista de medicamentos involucrados es grande, pero destacan los antiandrógenos usados para la hiperplasia prostática y la alopecia (finasteride, flutamida), cimetidina, ketoconazol, espironolactona, esteroides anabolizantes…

Para mayor información hay algunas revisiones recientes de acceso abierto: Dickinson G (Am Fam Physician 2012;85:716), Morcos RN (J Fam Pract 2012;61:719), Barros AC (Sao Paulo Med J 2012;130:187).

El escriba sentado del Museo del Louvre.

Lo más probable es que la de Hemiunu fuese una ginecomastia fisiológica de la edad madura asociada a unos kilitos de más, sin tener que elucubrar sobre raros síndromes. Las representaciones de gordura en el arte egipcio no son frecuentes y en general pertenecen al reino antiguo, se supone que como signo de buena posición social. Otro ejemplo de ginecomastia es el famoso escriba sentado del Louvre, con unas mamas péndulas que no presentan otras esculturas de escribas egipcios.

Y el ginecomástico andrógino más famoso de Egipto es, sin duda, el faraón Neferjeperura Waenra Amenhotep IV, alias Akhenaton. Su representación con pelvis ginecoide, barriguita caída, tetillas prominentes y rasgos superestilizados ha originado ríos de tinta en la literatura médica.

Akhenaton y Nefertiti, ¿cuál es cuál? (tomado de R. Freed et al: Pharaohs of the Sun, MFA, 1999)

Akhenaton y Nefertiti, ¿cuál es cuál? (tomado de R. Freed et al: Pharaohs of the Sun, MFA, 1999)

Para los pirados creyentes en el origen alienígeno de las pirámides, ya habéis conocido a Hemiunu, el capataz de los extraterrestres. No entiendo esa absurda y primitiva fascinación por buscar teorías sobrenaturales y conspiranoias para explicar cualquier cosa, cuando las explicaciones racionales aun siendo incompletas resultan mucho más maravillosas para quienes deseen usar la cabeza y estudiar. El bobo mira la magnificencia de las pirámides y piensa “esto no lo ha podido hacer el ser humano, si antes de esto no había ná, y de repente construyen esto…”, pues sí había cosas antes, menos grandes pero muy interesantes.

Luego los pirados del demonio “atan cabos” asociando las diversas construcciones piramidales hechas por distintas culturas alrededor del mundo y no pueden concluir sino que es un plan extraterrestre cósmico, cuando la distancia en el tiempo entre estos edificios es tan grande como para descartar asociación alguna. La madre que los parió. Me parece que la Arqueología sufre igual que la Medicina de la intrusión de gentuza iluminada que con sus pobres medios y nula preparación quieren vender sus descubrimientos y revelaciones. Incluso se refieren a la arqueología científica como “arqueología convencional”, igual que los homeópatas y curanderos pseudocientíficos se refieren a los médicos de verdad, “convencionales”.

Como muestra este programa sobre aliens y pirámides, colección de despropósitos y errores de bulto, teorías chifladas e “investigadores” que parecen sacados de un programa de humor (hasta el doblaje parece una broma hecha por Joaquín Reyes y Flo Fernández, pero no, es de verdad). Es triste que el Canal Historia mezcle documentales más o menos serios con basura de este jaez.

Anuncios

2 comentarios en “Chaty con ginecomastia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s