Aficionado como me he hecho a los MOOC (massive open online course), ahora estoy buceando en el curso Roman Architecture de la Universidad de Yale y difundido por la plataforma www.coursera.org. Digo buceando por no decir ahogándome, pues es un curso denso, largo, con la dificultad del idioma y de la poca familiaridad que tengo con el lenguaje arquitectónico. Pero bueno, más puede mi interés por los temas romanos y se aprende, que es lo importante.

Sin embargo dudo que apruebe el curso, al menos con buena nota, pues como en otros tantos MOOC, aquí optan por hacer parte de la evaluación como “tareas revisadas entre pares”, es decir, ejercicios de redacción breve que son calificados por otros estudiantes, a la vez que uno corrige ejercicios de otros. Este sistema me parece abominable, sinceramente. Entiendo que en un curso masivo con 20.000 o 40.000 o más matriculados el profesor no pueda corregir redacciones, pero para eso están los test. Me niego a presentar este tipo de tareas pues dudo de mi criterio para corregir tanto como del criterio de quienes me corregirán. En fin.

Uno de estos peer reviewed assignments del curso tiene su gracia: diseñar una ciudad romana inventada, dibujando el plano de la misma con sus equipamientos y ubicándola en su contexto geográfico e histórico, además de argumentar características arquitectónicas y técnicas constructivas. Interesante y completito. He aprovechado esta tarea para ejercitarme en un campo de la ilustración que no había tocado. Así que aquí está mi ciudad ficticia:

ciudad romana ficticia

“Colonia Augusta Bibulis in tempore Titus Aelius, divus Hadrianus Filius, Antoninus Pius, Imperator Caesar Augustus”. Una ciudad romana inventada, Bíbulis, imaginada en tiempos del emperador Antonino Pío. Mejor ver el plano en tamaño completo.

Colonia Augusta de Bíbulis

Bíbulis (no confundir con Bilbilis, la actual Calatayud) en latín significa Bebedores, y la he imaginado en la provincia romana de la Bética, en un recodo del Guadalquivir (Baetim fluvium) a medio camino entre la capital Corduba y las importantes Hispalis e Italica. Siempre hablando en ficción, Bíbulis es una fundación de época claudia y aquí se muestra en su máximo esplendor a mediados del s.II d.C. en tiempos del emperador Antonino Pío.

Plano general de la ciudad

La planta de Bíbulis se basa en la distribución ortogonal de un castro o campamento militar romano, con calles rectas que delimitan manzanas regulares. Las dos calles principales son el Cardo Máximo, avenida orientada norte-sur, y el Decumano Máximo, orientada este-oeste. En el cruce de estas dos arterias se abre la plaza principal o Foro.

A los extremos de estas calles principales corresponden las entradas a la ciudad abiertas en la muralla. Las puertas recibían nombres genéricos (porta praetoria, porta decumana) o bien nombres relacionados con la dirección a la que se iba desde dicha puerta. Aquí las llamo Porta Patriciense y Porta Hispaliense por abrirse a las calzadas que conducen respectivamente a la Colonia Patricia de Corduba (Córdova) e Hispalis (Sevilla), y Porta Baetica la que da al río Betis y cuya calzada lo cruza a través de un puente rumbo a la importante Emerita Augusta (Mérida).

Un ejemplo de ciudad con trazado de castro es Barcino (pronúnciese “Bárquino”), actual Barcelona, cuyos restos visibles permiten hacerse idea del asentamiento romano.

El Foro

Esta plaza era el centro de la vida social, política, religiosa y comercial de toda ciudad. Aquí se agrupaban los principales edificios públicos y el mercado. En el Foro de Bíbulis se hallan:

foro ciudad romana

Detalle del foro de la ficticia Bíbulis. Se observa la plaza porticada con los edificios principales: templos de Augusto y Mercurio, la Basílica y la Curia, mercados (Macellum y Forum Lanarium). También hay unas termas y un lupanar (L).

El Templo del Culto Imperial, en este caso dedicado a Augusto. Es un típico templo romano derivado del estilo griego: rodeado de columnas por las cuatro caras (períptero) y con cella central, al modo griego, pero con acceso sólo por la escalinata frontal y elevado sobre un alto podio, elementos típicos romanos. Así eran, por ejemplo, el Templo de los Dióscuros en el Foro de Roma o el Templo de Diana en Mérida.

El Templo de Mercurio (Aedes Mercuri), venerado en esta rica ciudad por ser dios del comercio (y los ladrones). Su planta es la típica de los templos tradicionales romanos derivados del estilo etrusco: alto podio, acceso por escalera frontal y columnas libres sólo en el pórtico frontal (próstilo). Como ejemplos de este tipo están el Templo de la Fortuna Viril en Roma o la Maison Carrée en Nimes. Cada templo tenía delante, al aire libre, su respectivo altar para sacrificios.

La Basílica era el principal edificio administrativo, pues en su interior se ejercían las actividades legales: firma de contratos, juicios, etc. La planta de la basílica está partida en tres naves por dos filas de columnas. Esta distribución se mantuvo en las iglesias católicas y por ello no podemos dejar de pensar en basílica como edificio de culto, aunque en origen no era así. En el Foro Romano quedan restos de las Basílicas Emilia, Julia y Ulpia.

En la Curia se reunían las autoridades locales, encabezadas por los Duumviri, pareja de magistrados electos que fungían de gobernantes de la ciudad.

El Macellum era el mercado principal para venta de víveres y otros productos. El de mi falsa ciudad se inspira en el Macellum de Pompeya, amplia plaza con tiendas abierta hacia el foro. Muchas ciudades tenían otros mercados o foros para ventas especializadas; en Bíbulis puse un Forum Lanarum obviamente para comercio de lana, y un Forum Boario para comercio de ganado, ubicado en la periferia de la ciudad.

Las Termas y la distribución del agua

Tras el foro el otro punto principal de relaciones sociales cotidianas eran las termas. El ciudadano romano solía hacer su actividad laboral por la mañana, tomar un almuerzo ligero y después pasar la tarde en las termas, practicando ejercicio, recibiendo masajes y disfrutando de los baños, y luego a casita a cenar (cuánto tenemos que aprender de nuestros ancestros). En mi ciudad ficticia hay tres termas, las principales o termas imperiales de Adriano, unas termas del Foro y otras termas pequeñas extramuros en la Porta Baetica. Estas termas en la entrada de la ciudad acogían a los viajeros, que descansaban y se quitaban la mugre antes de entrar al recinto urbano; ejemplo de termas extramuros tenemos en Pompeya y en Barcino.

termas romanas

Plano de unas termas romanas del s.II d.C. mostrando sus diferentes dependencias.

En el plano de las Termas Imperiales podemos ver la típica disposición de las grandes termas a partir de la dinastía Flavia: salas amplias y simétricas, espacios diáfanos abiertos y abovedados, piscina grande y áreas ajardinadas. Las dependencias estándar eran: apodyterium o vestuario, frigidarium, tepidarium y caldarium, salas para los baños fríos, tibios y calientes, respectivamente, natatio o piscina, laconicum o sauna y palestra o área de ejercicios. Las termas de esta magnitud solían estar rodeadas de tiendas y hasta de bibliotecas públicas. El mejor ejemplo son las Termas de Caracalla en Roma.

En mis termas imperiales me he permitido sumar un templo para Asclepio, dios sanitario, asociándolo con las saludables actividades de higiene y ejercicio practicadas en las termas. Compensa quizás la falta de centros hospitalarios, desconocidos en el mundo antiguo.

Como bien se sabe, el suministro de agua de las urbes romanas se hacía a través de acueductos. Aunque tenemos en mente la imagen de imponentes acueductos con varias filas de arcos, en realidad estos arcos se empleaban para salvar desniveles en algunos segmentos del recorrido, la mayor parte del acueducto era una tubería asentada o enterrada en el terreno. El agua era distribuida hacia las termas, las fuentes públicas y las casas de los ricos y famosos. Otra instalación pública con agua corriente eran las letrinas, cagaderos colectivos donde además de aflojar el morcón se departía socialmente con los parroquianos. Las aguas residuales de termas, letrinas y domicilios se recogían en el sistema de alcantarillado y era drenado a través de una cloaca en el puto río más cercano, a falta de plantas de tratamiento.

Diversión para todos

Una ciudad romana de prestigio debía contar con alguna de las siguientes instalaciones de espectáculos: circo, teatro, anfiteatro y odeón. Estos significativos edificios estaban preparados para acoger multitudes y podían estar dentro del recinto urbano o bien extramuros. Por ejemplo Mérida tiene el teatro y el anfiteatro intramuros y el circo fuera de la ciudad, mientras en Tárraco pasa al contrario.

En el Circo se asistía a carreras de cuadrigas, la fórmula 1 de su tiempo; quizás fuera el espectáculo más popular, más aún que los gladiadores, cuyos espectáculos se celebraban en los Anfiteatros. Menos popular era el Teatro pues el populacho romano era poco aficionado a las obras de los trágicos, algo más a la de los cómicos y mucho más a las pantomimas barriobajeras y obscenas. El Odeón era similar al teatro pero más pequeño y techado, y era una sala de conciertos musicales y recitación.

Otros equipamientos urbanos

La mayor parte de la planta de mi ciudad ficticia está destinada a las domus o casas familiares. También hay algunas manzanas para las insulae o edificios de apartamentos de varias plantas para las clases populares. En la parte delantera de las domus se ubicaban las tiendas o tabernae, los talleres y los thermopolia o bares-restaurante. No las he señalado en el mapa. Sí he señalado otros equipamientos importantes para la ciudad: las panaderías, lavanderías y prostíbulos.

En la panadería o pistrinum no solo se vendía el pan, sino que contaba con molinos para el trigo y hornos. La fullonica o lavandería-tintorería se encargaba de la limpieza de la ropa (que no se hacía tan frecuentemente). Mientras la gente soltaba sus cagarros en las letrinas, destinaba sus meados a las fullónicas, pues la orina era la fuente para el amoníaco usado en el lavado. La ropa también se aromatizaba con perfumes y se teñía, o bien se blanqueaba con vapores de azufre.

Los lupanares o casas de putas eran frecuentes en las ciudades romanas, que contaban con buena proporción de putetxes per cápita. Había lupanares de diferente categoría y precio, algunos exquisitamente decorados con imaginería pornográfica (de hecho la raíz porno proviene del griego πόρνη, pornei, que significa prostituta precisamente). Las lupas que trabajaban en este oficio tenían el derecho a vestirse de rojo, usar toga (una toga pequeñita y sexy, supongo) y llevar el cabello suelto, cosas que una digna mujer romana de buena familia no haría ni loca.

Pues nada, hasta aquí el repaso de una ciudad romana de época antonina, en el máximo esplendor del Imperio Romano. Los rótulos en latín macarrónico son inventados, pero a que dan el pego. Me da igual la nota que saque en este curso, me la trae muy floja y con riesgo de desprendimiento.

Hablando de dibujar arquitecturas ficticias, un maestro al respecto fue Giovanni Battista Piranesi (1720-1778), quien no solo ilustró detalladamente los edificios grecorromanos de Italia sino que creó grabados de arquitecturas monumentales inventadas inspiradas en el estilo clásico. Una famosa obra de Piranesi son sus “Cárceles imaginarias”, que dan un poco de acojone. Sólo los frontispicios de sus libros ya merecen una reverencia.

Sobre la vida cotidiana en Roma vale la pena leer el ameno libro de Juan Eslava Galán “La Roma de los Césares“, donde uno logra ponerse en la situación de un habitante de la gran Urbe.

Anuncios

6 comentarios en “Mi propia ciudad romana (vaya tontada)

  1. Yo estoy haciendo el mismo curso este año (más que nada por aquello de mejorar el inglés) y estaba buscando inspiración. Chiquillo, vaya curro te diste con la ciudad ¿No? Muy bonita y muy currada,yo te hubiera puesto un 25. ¿Pero con qué programa hiciste los planos?. Yo había pensado dibujarla a mano (como está mandao no a mano alzada) pero aparte de que me va a llevar una eternidad no va a quedar así de bonita.

    Me gusta

    • Muchas gracias.
      El plano está hecho con Adobe Illustrator. Pero en el curso recuerdo que no obligaban a nada en concreto, podía ser hasta a mano alzada, como dices. Este programa de dibujo lleva tiempo dominarlo, por lo que igual te sale a cuenta dibujar tu mapa en papel.
      Lo bueno es que al final me confundí con la fecha y no entregué el proyecto a tiempo…

      Me gusta

  2. Hola Manuel. Lo cierto es que estoy con Ana, te ha quedado genial. A mi también se me habían ocurrido unos simples bocetos. Pero bueno, la verdad es que solo entraba y me veía los videos, y cuando fuí a hacer el Quiz 1 me dí cuenta de que no había hecho esos escritos de los que hablabas; los pier assessment, y ahora es demasiado tarde. No sé que pasa si no los hago. Te dan un titulo igual o no?
    Bueno, de todas formas gracias por compartir tu ciudad con nosotros.

    Raquel

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s