Cosas a evitar en una presentación: “RUIDO”

No creo exagerar si afirmo que se disfruta menos de la armónica voz de una dama dentro de un bar lleno de gente vociferando y futboleros ebrios, que en el sereno recato de una noche silenciosa. El ruido es uno de los mayores estorbos que existen y uno de los principales estresantes a los que estamos sometidos. (Por cierto, un saludo a mis vecinos de abajo.)

En el campo de las telecomunicaciones se utiliza ruido para referirse al trasfondo de interferencias y señales secundarias que estorban en la recepción del mensaje principal. Nos viene a la cabeza el ruido de interferencias en las llamadas telefónicas o al sintonizar una emisora, pero es un concepto aplicable a cualquier forma de comunicación.

La “relación señal-ruido”

Otro concepto útil que manejan los telecos es el de relación señal-ruido (o SNR, del inglés signal to noise ratio), que compara la intensidad de la señal principal transmitida con el ruido de fondo que estorba la calidad de la transmisión. Es un parámetro relevante en grabación, reproducción o amplificación de sonido.

Pero el ruido no es únicamente auditivo. Usamos frecuentes sinestesias acústico-visuales: colores chillones, sonido brillante, tonalidad oscura, etc. La SNR ha sido asimilada en diseño gráfico, haciendo del ruido un componente visual. El ruido visual se refiere a todos los elementos gráficos que no comunican el mensaje y que estorban en la comprensión de la composición diseñada.

El “ruido” en las presentaciones

En tal sentido, el ruido debe ser seriamente considerado en el diseño de exposiciones con diapositivas, pues toda presentación tiene como objetivo transmitir un mensaje o información a un público receptor. Por tanto, el conferenciante debe lograr una máxima relación señal-ruido para que su mensaje llegue limpio a los oyentes.

Aquí me referiré eminentemente al ruido visual en las diapositivas, pero obviamente en una presentación oral también interviene el ruido acústico, sea en forma de ruido ambiental, ruido de un público distraído, o bien pérdida de señal por mal sistema de amplificación, por un orador con tono de voz inadecuado o, peor aún, con un discurso farragoso mal preparado y plagado de muletillas. El control del ruido es uno de los factores más relevantes para el éxito de una presentación. Para obtener la máxima SNR hay dos aproximaciones: aumentar la intensidad de la señal y reducir el nivel de ruido de fondo.

bannerpresentaciones

Magnifica la señal –mensaje– en la presentación

Esa idea o dato muy relevante en una diapo merece destacarse sobre los datos secundarios; para ello tenemos varias opciones:

  • Destinar toda la diapositiva para expresar esa idea o dato, así sea para poner una sola palabra o una cifra, sin más texto ni imágenes que molesten.
  • Destacar tipográficamente la palabra clave, cambiando el color, tamaño o tipo de letra, para que contraste con el texto circundante. Ya de por sí todo el texto debe tener suficiente contraste con el resto de los elementos de la diapositiva.
  • Si se trata de una imagen importante, hay que cuidar que tenga calidad suficiente para proyectarla en tamaño grande, mejor si se expande a pantalla completa.
  • Cuando en una diapo coincidan varias ideas de importancia habría que considerar dividirlas en transparencias separadas, de modo que los asistentes degusten la información en pequeños bocados.

Elimina el ruido visual

Lo explicado antes sobre magnificación de señal es fácilmente comprensible y muchos oradores suelen hacerlo, pero la gran lucha está en la eliminación de esos elementos accesorios que nada aportan y solo molestan. El ruido es como una suegra en casa: un total incordio. Estas son algunas estrategias para mitigar el ruido visual:

  • El fondo de las diapos debe ser lo más discreto posible, de color suave (sea claro u oscuro), sin estampados estrambóticos y que dé contraste al texto. Ver el post sobre fondos de diapositiva.
  • Fumigar las “moscas”, como se comentó en otro post. Ese membrete o esa marca de agua omnipresente a lo largo de toda la presentación realmente poco aporta y puede llegar a incordiar.
  • Reducir al máximo el texto por diapositiva, pues es poco probable que todas las palabras de una larga parrafada sean relevantes, y todas las palabras de más diluyen la señal de la idea clave.
  • Evitar las listas de ítems o listas con viñetas. Esto se asocia con el punto anterior, ya que mientras más largas son estas listas de ítems es más probable que la idea importante se pierda en medio de la vil paja expuesta en la lista. En estas listas se suele poner un punto relevante al mismo nivel que otros puntos secundarios.
  • Defenestrar cualquier imagen “de adorno”, especialmente si es un clipart de relleno para “poner algo” en una esquina que quedaba vacía. Debe evitarse el uso ornamental de figuras y fotos que nada aportan.
  • Los gráficos de datos también son simplificables, evitando las líneas innecesarias, los efectos 3D o las tablas acompañantes.
  • ¡Cuidadín con las animaciones! Este es un punto peliagudo. A la peña se le va la pinza con los efectos especiales. Una animación es una herramienta sumamente útil, pero no para hacer el canelo poniendo letras que botan, fotos que entran girando o transiciones estroboscópicas. Las animaciones y las transiciones deben ser sutiles y elegantes, y su uso debe moderarse para no distraer ni cansar al espectador.

“Horror vacui”

Parece que el espacio vacío asusta. Antes de seguir me permito una digresión de esas que no puedo evitar, relacionada con el “miedo al vacío”. La cosa proviene de una de las numerosas metidas de pata conceptuales de Aristóteles, quien negaba la existencia del vacío en oposición a las ideas atomistas de Leucipo y Demócrito. La idea aristotélica de que “la Naturaleza aborrece el vacío” se constituyó en el dogma del horror vacui hasta mediados del s.XVII cuando los experimentos de Torricelli y Pascal sobre la presión atmosférica demostraron que el vacío existía. (Aquí lo dejo; después del pasado post sobre la luz y el láser, estaré un tiempo sin perorar de asuntos de física.)

Irónicamente la demostración del vacío como realidad natural se produjo en el siglo donde el Arte aplicó el horror vacui a un nivel poco alcanzado con anterioridad: el Barroco. En historia del arte y en diseño gráfico se aplica lo de horror vacui en aquellas obras sumamente recargadas y sobre-ornamentadas, donde no queda un centímetro de superficie vacía. Esto contrasta con el minimalismo y la filosofía zen, tan de moda actualmente.

Esos barroquismos exquisitos de Borromini o Bernini no son nada convenientes para aplicarlos a una presentación. Con demasiada frecuencia vemos diapositivas o pósteres donde toda la superficie está llena de texto e imágenes, como si dejar un trozo sin cubrir fuera impúdica desnudez. Son verdaderos casos de kenofobia (sí, mira, así se llama el miedo a los espacios vacíos). Más que diapos parecen “Dónde está Wally”.

Simplicidad, recursos mínimos, espacio en blanco

La principal vacuna contra el diseño kenofóbico es el manejo del espacio en blanco, es decir, el área sin otros elementos gráficos. Este espacio es necesario para que los demás elementos “respiren”, para tener más armonía y elegancia en el diseño. Y en el caso de las presentaciones, el correcto uso del espacio en blanco mejora la relación señal-ruido. La limpieza y la simplicidad favorecen la comprensión de la información en las diapositivas. Hay dos principios elementales del diseño gráfico que nunca me canso de repetir:

  • El objetivo es comunicar, no adornar. Una figura que no ayuda a transmitir el mensaje debería eliminarse del diseño.
  • Si al eliminar un elemento no se altera la esencia del mensaje, es que dicho elemento sobra y debería suprimirse. Es la regla de recursos mínimos: se llega al punto óptimo no cuando ya no se puede añadir nada más, sino cuando no puede eliminarse nada más sin que se pierda el sentido.

Aquí os dejo una pequeña presentación con ejemplos de ruido visual y cómo controlarlo, disponible en SlideShare (mostrado abajo, con su típica conversión chapucera, pero es lo que wordpress me deja incrustar) y en Calaméo (con calidad de imagen mil veces mejor, y que es la que recomiendo abrir, en pantalla completa).

Anuncios

6 comentarios en “Cosas a evitar en una presentación: “RUIDO”

  1. Gracias por los consejo Flat.
    He de decir que creo que todo lo que dices tiene un sentido común aplastante. Pero con todo y con eso no soy capaz de seguir tus consejos al 100%. Porque a veces el horror al vacío (mal que no me atenaza pero que está ahí) se mezcla con el querer contar todo y más en el tiempo previsto (mal que llevo en los genes).
    En general creo que casi todos los que nos toca hablar en público con frecuencia hemos pasado por las fases de utilizar animaciones sin mucho sentido, fondos excesivos, tipos de letras alejados de la claridad y superabundancia de imágenes para impresionar a los asistentes. Yo me encuentro ahora en la fase de mosca semiobligada (corporativismo universitario), fondo blanco y muy pocas o ninguna animación, pero me queda un largo camino en el tema de aligerarlas.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Gracias a ti.

      Como dices, estos son consejos, no leyes. Cada conferenciante se puede permitir las licencias de diseño y retórica que su performance requiera.

      Cuando uno mira powerpoints hechos hace años dan ganas de meter la cabeza en el retrete; igual que cuando uno ve fotos propias de décadas ha, con aquellas pintas y peinados ochentenos o noventeros. Todos hemos puesto animaciones ridículas, fondos “cortina floreá” y palabrerío sin razón en las diapos.

      Es conveniente utilizar herramientas fundadas en la psicología del aprendizaje para mejorar las conferencias. Cansa mucho pasarse el día en un congreso científico y sufrir charlas malas de cojones. Es una pérdida de tiempo tanto para el que prepara la charla como para los oyentes.

      Muchas de estas herramientas hace mucho que son usadas por la gente del marketing con fines no siempre nobles. Creo que los sabios de ciencias deberían apropiarse de tales herramientas con fines beneficiosos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s