Jodiendas del programa PowerPoint

Hay cosas del software PowerPoint que me parecen imperdonables. En este blog suelo dar consejos para utilizar adecuadamente este programa, sin duda muy potente y útil pero que se queda corto en cosas elementales, en especial si se compara con programas profesionales de diseño gráfico o diseño web.

Los puntos que comentaré a continuación son críticas al software de Microsoft, cosas que de solventarse mejorarían infinitamente la experiencia de usuario y que agradeceríamos quienes tenemos que hacer presentaciones con frecuencia.

Primera jodienda: ¿hasta cuándo la limitación de tipografías?

Bien es sabido que si se usa una fuente “atípica” dentro de una presentación dicha fuente será sustituida cuando el fichero se abra en otro ordenador que no tenga instalada tal fuente. Quienes se despistan con esto terminan por sufrir un desastre en el aspecto de su presentación, con desencuadres, solapamientos, aparición de caracteres indeseados y otras lindezas.

sustitución tipografica

La eterna pesadilla de PowerPoint: tipografías sustituidas arbitrariamente cuando la original no está disponible. En la figura de la izquierda se ha usado la fuente Nexa Rust, pero a la derecha se observa el resultado de abrir el archivo en otro PC, donde la tipografía original se ha sustituido por Arial, la más pedorra de las fuentes. Eso sí, ni siquiera se advierte de la sustitución pues sigue apareciendo que es la fuente Nexa Rust (señalado en rojo). Aquí es obvia la sustitución, pero cuando se usa otra sans serif puede resultar muy confuso. ¡Vale ya, queremos algo tipo @font-face para PowerPoint!

Este grave inconveniente tipográfico también era común en el diseño de páginas web, pues los navegadores utilizaban las fuentes instaladas en el ordenador donde se abría la página y si el tipo usado no estaba disponible se sustituía por otra con los consabidos desmanes. Por ello se recomendaba usar “fuentes web seguras”, es decir, tipografías muy comunes que estuvieran presentes en casi la totalidad de los ordenadores, como Arial, Times New Roman, Trebuchet, Verdana, Georgia, Courier New o Comic Sans (¡manda pelotas!). Esto limitaba significativamente la creatividad del diseñador.

La solución era colocar ese elemento de texto especial en forma de imagen gif o jpg, aunque esto no siempre era la mejor salida. También se podía decidir cuál fuente, en caso de sustitución, sería la empleada por el navegador. PowerPoint no permite esta elección sino que cambia la letra por la que le sale del rafe perineal aunque tenga otra tipografía similar a mano.

Como se puede comprobar husmeando por internet, ya no existen casi restricciones al uso de tipografías en la web por más raras que sean. Esto es debido al uso de fuentes web o @font-face, que permite tener alojados en el servidor pequeños archivos con las tipografías que se descargan al mismo tiempo con la página web que los necesita. Así sea cual sea el dispositivo desde el que se acceda a la web el texto aparecerá con las fuentes indicadas.

¿Tan difícil es hacer algo similar con PowerPoint? Es cierto que hay un comando escondido dentro de las opciones “Guardar como” que supuestamente sirve para incrustar fuentes TrueType en la presentación y que así se vea tal cual se diseñó desde cualquier PC, pero es un truño, no funciona ni remotamente como las fuentes web. O algo estoy haciendo muy mal para que no me funcione. Esta opción incrusta fuentes TrueType (.ttf) pero deja fuera las OpenType (.otf), si hay la más mínima duda sobre licencias no permite editar el texto cuando se abre en otro dispositivo, es bastante impredecible su resultado y si además se usa la versión PowerPoint 2011 de Mac es que ni existe la opción de incrustar fuentes ni ver fuentes incrustadas desde un PC. Nada de esto pasa con @font-face y de nuevo Microsoft nos ofrece un zurullo.

Tener la seguridad de que la presentación que uno diseña se verá tal cual sin importar el dispositivo es de lo más tranquilizador para el orador. ¡Basta de ponentes cambiando a última hora cajas de texto descuadradas y tipografías sustituidas!

Esta crítica vale también para Keynote pues tampoco facilita incrustación de fuentes.

bannerpresentaciones

Segunda jodienda: ¿por qué medir en centímetros?

La inmensísima mayoría de los archivos generados con PowerPoint están destinados a su visualización en monitor o en proyección y no para ser impresos. Entonces ¿qué sentido tiene que las unidades de medida disponibles en este programa sean centímetros, pulgadas, picas y puntos? Tales unidades son las usadas en trabajos para imprenta, pero en el mundo digital tenemos una unidad propia: el píxel.

Claro que cualquier usuario medio estima mejor lo que son 5 cm que 250 px. Cuando aparecieron las suites ofimáticas el concepto de pixel era extraño para el gran público, pero actualmente todos hablamos de los píxeles de resolución de la pantalla del smartphone y de los megapíxeles de una cámara digital.

En un programa profesional de diseño como Adobe Illustrator el usuario escoge las unidades de medida, así cuando prepara un trabajo para impresión emplea cm o in y el texto en pt, mientras que si es un trabajo digital escoge px tanto para formas como para textos.

Sería sumamente interesante que PowerPoint añadiera la posibilidad de escoger el píxel como unidad global de medidas, pues carece de sentido que el tamaño estándar de una diapositiva sea 25,4 x 19,05 cm cuando se va a proyectar en una pantalla del tamaño de la pared.

También colleja para Keynote, pues aunque sí permite medir las figuras en píxeles para lo demás usa centímetros, pulgadas y puntos.

Tercera jodienda: ¿por qué varían tanto las versiones de PowerPoint para Windows y Mac?

Casi parece que las versiones para Windows y Mac son dos programas independientes. Las interfaces de usuario son diferentes, con comandos similares pero puestos en sitios distintos, de modo que un usuario acostumbrado al PowerPoint 2010 o 2013 se ve perdido con el PowerPoint 2011 de Mac.

Aunque la mayoría de los comandos son iguales hay un buen número de funciones que están solo disponibles en uno o en otro sistema operativo. Si simplemente la versión Windows fuera la óptima sería comprensible, pero es que hay cosas que se pueden hacer en Mac y no en Windows y viceversa. Curiosamente la visualización del resultado es igual en un sistema o en otro, lo cual hace menos comprensible que las comandos no sean igualmente aplicables en ambas versiones.

the artist

La gran película “The Artist” está realizada en formato 4:3 para emular las antiguas películas porque el formato 4:3 ¡es un formato viejuno y arcaico!

Cuarta jodienda: ¡vale ya de formato 4:3!

Esta no es una queja para Microsoft, pues ahora usa por defecto el formato panorámico, sino hacia los usuarios y organizadores que permanecen anclados al viejo formato. A estas alturas ya todos los eventos tendrían que emplear de base el widescreen, igual que se hace en edición de vídeo, cine, TV y web. En cambio Keynote mantiene el 4:3 por defecto aunque se puede modificar fácilmente. Más comentarios sobre tal punto en este post.

Confiemos en que avancen las mejoras en estos softwares de presentación tan populares y que se oigan las peticiones de los usuarios.

Adenda (diciembre, 2015): bienvenida sea la nueva versión de Office 2016 para Mac. Iguala mucho las prestaciones e interfaz de usuario con el Office 2013 de Windows. Sin embargo las jodiendas mencionadas siguen…

Anuncios

2 comentarios en “Jodiendas del programa PowerPoint

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s