¡Basta ya de tonterías! Es la anticivilización (parte II)

Continúo con el desahogo de la bilis que me genera el ascenso de los más mediocres, congregados en Podemos y su agrupaciones lameculísticas. En la primera parte comenté cuatro patrones que se repiten cada vez que triunfa la anticivilización: el demagogo antisocial, la masa obediente, el movimiento populista y los grupos y acciones radicales que violentan el equilibrio social. Todos estos patrones tienen reflejo en la situación actual española.

Yo conozco bien este proceso, como todo venezolano de bien, por haber pasado por tan desagradable trago. No en vano han sido venezolanos emigrados los primeros en manifestarse en contra del esperpento populista podemita cuando aún no apuntaban nada en el panorama electoral.

Venezuela como campo de entrenamiento

Da un inmenso dolor ver cómo tu país se pudre en la barbarie más mezquina, más salvaje, más arbitraria y ciega. Una ruina en todo sentido que es responsabilidad del chavismo; antes de ellos el país ya era un desastre, pero era un país, ahora es un estercolero al borde del estallido y sin sin solución en el horizonte, aun desapareciendo el régimen.

Da un dolor iracundo ver que unos malditos que pusieron sus granitos en la “regolusión bolivaeriana” y sacaron pingüe provecho de ello, se erijan en epítomes de la democracia y la justicia social en España. ¡Malditos mil veces! Es una banda destructora, sin respeto por los demás, sin capacidad para proponer soluciones factibles pero con un poder para derruir y provocar caos, ya que su motor no es el bien común (ni siquiera el propio) sino el odio, el rencor y el revanchismo que han bebido de su catecismo.

Todavía no se sabe del todo la profundidad de la implicación de los malditos de CEPS en el desarrollo de la tiranía chavista ni cuánto ha sido el beneficio que han sacado –o sacan– de la destrucción de Venezuela. Tarde o temprano se aclarará.

Se puede inferir que la pandilla infame creadora de Podemos usó mi país como un campo de entrenamiento, como una prueba piloto de sus armas de destrucción social. No fueron allí a aprender, sino a enseñar: cómo restringir la libertad de medios, cómo manejar a los disidentes, cómo adoctrinar a la turba, cómo usar las fuerzas de represión (¡qué buenas son cuando son ellos quienes las comandan!) para inducir miedo, cómo usar a los propios círculos vecinales para controlar a pie de calle a la población.

Del agusanado régimen castrista también aprendió el chavismo todo esto, y además aprendió la administración del hambre: quien ocupa su tiempo en lograr el mínimo avituallamiento para que subsista su familia no puede perder horas en actividad política ni en maniobrar contra el tirano. Así que el racionamiento, además de consecuencia inevitable de un sistema ineficaz, es un medio de control de masas. Pero hasta eso se les ha ido de las manos a los mandriles chavistas, animales irracionales como son, incapaces de hacer nada con tino.

Y a cambio de contribuir con la eutanasia nacional, los malhechores de Podemos recibieron una millonada del régimen. Dinero de la gente que no tiene alimentos ni medicinas ni seguridad ni futuro. Dinero producto de la mayor corrupción de Latinoamérica, de un narco-Estado que nutre guerrillas fuera de sus fronteras y emboliza su ideario a otros lugares. El émbolo séptico que nos tocó aquí se llama Podemos, Iglesias, Errejón, Verstrynge, Monedero…

Vano es el intento de esta gentuza por desvincularse de su papel en Venezuela y de su afecto por la causa nociva del chavismo. Youtube es un auténtico libro de historia y allí se encuentra valiosa documentación del pasado de la pandilla. Náusea infinita ver al enclenque Iglesias lagrimeando por la memoria del psicópata Hugo, oír al niño maligno Íñigo adoctrinando a la turba roja. Soportar a toda esta hez hablando de mí país como si en algo les importara, aguantar que esa bolsa de mierda ignorante a la que llaman “Kichi” niegue miserablemente el sufrimiento diario que mi familia afronta en Venezuela.

Vano, digo, es que estos malhechores simulen moderación, porque sus palabras y gestos están ahí. También el psicópata Chávez fingió moderación en 1998, cuando aspiraba a la presidencia. Ahí están los videos de la época donde el infame gorila se va por la tangente al ser preguntado sobre Cuba y Castro. Toda esa moderación se fue al carajo cuando los destructores chavistas coparon las instituciones. Cuba se hizo el referente y la miseria el credo.

Ya advertí en otro post del triste paralelismo en la historia reciente de España y Venezuela. Quizás de no haber el gallinero electoral de este añito que llevamos no se oiría tanto de Venezuela en los medios españoles. De no tener en casa la amenaza de los hispanochavistas importarían mucho menos las calamidades que allá acontecen. Pero si ello sirve para frenar el ascenso de la anticivilización pues al menos que valga la moraleja.

El problema de la educación y la universidad

Sumamente inquietante es el origen de este proceso basurístico: la Universidad. Atormenta ver el apoyo de estudiantes a una causa falsaria, cómo acuden henchidos de ilusión a escuchar las bobadas de los líderes morados. La juventud es fogosa, idealista, busca utopías y, como toda masa, es proclive a atender aquello que quiere oír. Todos queremos cambiar el mundo, pero hay que hacerlo para bien y con seso.

Que los núcleos educativos sean nido de movimientos de esta calaña es signo de lo que pasa cuando no se hacen las cosas bien durante mucho tiempo. Un sistema donde se relaja la exigencia académica y cualquier intento por elevarla es visto como un ataque a la libertad educativa; donde no se aprende una perspectiva del mundo y de la historia, sino solo contenidos tabulados en un programa, si acaso.

Una universidad tarada de endogamia, de enchufismo y de politiqueo de comadres, donde se puede medrar sin mostrar méritos, donde incluso se llega a “cátedro” con un bagaje de poca monta y se califica cum laude a casi cualquier tesis –¡hasta la de la monja Forcades, sobre medicina alternativa!

Entiendo la universidad como templo del conocimiento, no del activismo radical, pero parece que esto forme parte del pensum de muchos centros (no solo en España, por supuesto). ¿Es bueno que los campus universitarios estén pintarrajeados y empapelados de consignas políticas extremistas? Incluso una facultad médica como la del Hospital Clínic de Barcelona, enclavada dentro del hospital y ajena al campus suele tener su venerable vestíbulo empapelado con proclamas. Las universidades lo permiten en pro de la tolerancia y la libertad de expresión, pero como siempre, ello es aprovechado por quienes no toleran ni respetan la libertad individual. De allí provienen todos estos lumbreras.

Un líder intelectualmente nulo

Con mucha frecuencia se tilda al narciso antisocial de Iglesias de persona inteligente, preparada, con gran dominio de la elocuencia y del uso de los medios. Incluso sus detractores alaban estas características en él. Yo opino lo contrario: ese señor es un absoluto ignorante, un mediocre sin paliativos, un producto de esa universidad superficial que antes denuncié. Este movimiento asume una pseudointelectualidad mal entendida, una incultura bañada de pose.

Bastaría aquel día que vomitó aquello de que Newton descubrió la Relatividad para haberlo devuelto a primaria. Aquello no fue un lapsus, fue una muestra de prístina ignorancia emitida con el mismo aplomo con el que este demagogo dice todas sus bobadas, como si fueran verdad evangélica; allí mostró que no sabe nada sobre nada, que todo lo quiere llevar a su concepción aberrante de la política. “A los liberales les gusta Newton”, ¡vete a hacer puñetas, imbécil!

Cada vez que este nulo cita a algún autor serio o un hecho histórico mete la pata, todo lo tergiversa, todo lo quiere amoldar a su catecismo. Un catecismo limitado y sectario que bebió desde niño, inculcado por familia materna y paterna. Y este bruto es profesor universitario, cuánto más no ha llegado a candidato presidencial, si para ello hace falta mucho menos currículo.

Este tipo es un saltimbanqui, un payaso, un trilero, sólo maneja la concepción del espectáculo, como lo demostró en las Cortes y cada vez que sale por TV (o sea, constantemente). Explota su personalidad histriónico-narcisista para hacer de vedette.

Y sus correligionarios, más de lo mismo, una sarta de ignorantes, de síndromes de Dunning-Kruger, gente que ha vivido sin verdaderas carencias materiales pero sí intelectuales, desde las contorneadas cejitas del viperino Errejón, la pijotera Bescansa o la absolutamente nula Colau, extremo de la inutilidad y el vacío. Y paro de nombrar porque no tengo ondansetrón a mano.

No es de extrañar que un buen cacho del “mundo de la cultura” apoye con fervor y firmas a estos payasos. Hay una borrosa línea entre la cultura y el espectáculo; en lo personal no creo que una caterva de actorzuelos entretenedores, subvencionistas, saltimbanquis como su líder, deban considerarse representantes de la Cultura, como mucho son espectáculo, y con frecuencia poco edificante.

Agradecimientos a todos los responsables

A este extremo no se llega por mala suerte, sino que es producto de mucho tiempo y mucha gente haciendo las cosas mal. Paso a darles mis más efusivos agradecimientos.

En primer lugar a los partidos que han monopolizado la democracia española desde la Transición. Gracias por haber administrado mal, por haber puesto vuestros chiringos por delante del bien común, por haberos hecho insoportables para le gente decente. Mil gracias por haber engañado, estafado, malversado, robado a dos manos. Un millón de gracias por crear un sistema educativo que premia la mediocridad y un sistema fiscal que penaliza el trabajo, un estado que subvenciona en vez de invertir. Si todo el mal fuera para vosotros ya estaría bien que los ultras populistas os defenestraran, pero las consecuencias de esto son para todos nosotros.

Gracias al sistema universitario por servir de vivero a esta ralea, por no tener toda la seriedad que tan egregia institución requiere, por ser patio de comadres y por vivir encapsulada.

Gracias a las Administraciones del Estado, incluyendo la judicial, por ser tan buenecitas con la gentuza que pervierte el orden. Que okupas, cuperos, antisistemas violentos, anarquistas y demás prosélitos del porro y la litrona campen a placer en nuestras ciudades es por simple dejación en aplicar la ley. La administración está para proteger a quienes trabajamos para pagarnos nuestros gastos.

Gracias a los que se niegan a aceptar que la Guerra Civil Española terminó hace 77 años y la dictadura franquista hace 40. No se puede caminar con la cabeza totalmente vuelta atrás sin tropezar repetidamente. Comprendo a la perfección la abominación que suscita el recuerdo franquista en quienes fueron jodidos por aquello, porque es lo mismo que me pasa a mí con el chavismo. El fantasma de una restauración franquista aquí es insignificante, imposible, pero muchos jóvenes que siquiera vivieron el régimen han comprado el erróneo discurso de una Arcadia republicana donde todos eran libres y felices.

Agradecimiento muy especial a los medios de comunicación por mantener en perpetua antena a estos gañanes, por servirles de megáfono pues, sea para apoyarlos o criticarlos, constantemente se habla de ellos. Algunos medios incluso están formalmente entregados a la paranoia podemita. Muevo la sopa y sale a flote alguien de Podemos, estoy harto. Incluso hasta yo he dejado que se infiltren en este pobre blog, que debería centrarse en cosas de Ciencia y de ilustración.

“Que no, tranquilo, aquí no va a pasar nada”

Frase de muchos amigos optimistas y cándidos. Sinceramente me parece que no valoran la magnitud del problema. Cuando algo parece tan desorbitado e irreal cuesta verlo como una factible amenaza. ¿Es creíble que estos civilizados pueblos europeos de tan larga civilización se enfrasquen en una carnicería de odio ciego? Y sin embargo pasó en la Segunda Guerra, y antes en la Gran Guerra y antes cuando Napoleón y así hasta donde llega la vista. Eso tan descabellado pasó aquí.

En Venezuela muchos decían lo mismo, “no, aquí no puede haber comunismo”, y de inmediato hubo invasión institucional cubana, expropiaciones, censura de medios… Superaron todas las expectativas de desastre.

No os confiéis de esta gentuza. “No, aquí no podrán hacer lo que dicen, estarán controlados”, pues os digo que esta gente es como la maleza que si anida en una grieta, crece y va abriendo la grieta cada vez más. Si alcanzan una masa crítica darán muchos problemas. “No, que la gente no es tonta”, pues parece que uno de cada cuatro votantes apenas tiene luces para votarles a estos.

¿A quién puede votar un simpatizante de izquierdas que no desee a esta banda? Pues entre los partidos que se han entregado al hocico del depredador, como la extinta Izquierda Unida, y los que aceptan a Podemos como un interlocutor válido y hasta cogobiernan en múltiples sitios, son pocas las opciones, si es que hay. Los trileros de Podemos no pueden ser interlocutores en nada, no tienen cabida en la civilización, están en otra liga donde el sentido común y el respeto no existen. Quizás sea por deformación profesional, pero yo no me pongo a dialogar con una infección o un tumor: les doy tratamiento.

Votad a quien os dé la gana, a lo que os salga del terciopelo vulvo-escrotal, aunque sobre la mesa estén los de las tramas de corrupción, los de los sobres, los que llevaron a España al borde del rescate, los niños del IBEX y poco más. Lamentablemente cualquier cosa es preferible a la anticivilización hispanochavista.

En fin, seré yo un mierda triste apátrida y me tocará de nuevo buscar otro sitio, huyendo de quienes no dejan a la gente normal vivir en paz. No quiero ver cómo reducen esto a escombros y comercian con la chatarra.

Adenda 27/6/2016
Suerte hubo de que no se cumpliera el catastrófico escenario predicho por las encuestas, pero la basura sigue allí, con sus mismos escaños, esos 71 bichos que la cánida encargada de Podemos Andalucía tuiteó ufanamente como “escaños del pueblo”; debe ser que quienes no les votamos no pertenecemos al género humano, a lo mejor ni somos seres vivos según su cortedad mental. Curiosas matemáticas las que permiten a los malditos conservar sus diputados a pesar de perder más de 1,2 millones de votos (enhorabuena a los votantes arrepentidos), mientras los otros dos partidos, con menor pérdida de votos, sí dejaron escaños por el camino.

¿Será que los demás partidos tomarán el recado y harán las cosas con un poco más de cordura? ¿Trabajarán más por el bien común? Difícil que ese recreo de parvularios madure, pero a ver…

La amenaza hispanochavista sigue allí y seguirá dando por el ojete sin tregua. Insistiré en usar la machacona frase de Catón el Censor pero cambiando Cartago por Podemos, pidiendo su desaparición absoluta. A Catón le funcionó, así que “ceterum censeo Podemus esse delenda”, cojones.

 

Anuncios

2 comentarios en “¡Basta ya de tonterías! Es la anticivilización (parte II)

  1. Márcate una serie similar con el partido que ha hecho de la democracia un nido de podredumbre y corrupción, y que gobierna desde la desfachatez, o mejor, una por cada aspirante, por lo de la independencia, el pluralismo y tal…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s