No me gusta el «videowall» en los congresos

Ni estoy seguro de que éste sea el nombre técnico. Me refiero a la moda creciente en eventos médicos de usar una pantalla de proyección dividida donde se mete un close-up de la cara del conferenciante, logos institucionales, de patrocinadores y demás chucherías, y en un rincón de la pantalla dejan un trozo para las diapositivas.

No sé bien el nombre formal de este tipo de proyecciones; en internet veo jerga de audiovisuales, como blending projection, edge blending, procesadores PiP, sistemas Folsom, videomapping y demás términos que los obsoleters como yo no pillamos. Estos sistemas complejos de proyección multientrada tienen gran potencial y logran resultados espectaculares, pero hay que mesurar sus indicaciones, como todo en la vida.

Videowall y esas cosas

Las proyecciones multientrada son como las pantallas de los informativos, con múltiples fuentes de información simultánea. En un auditorio de congresos se puede proyectar con un layout multientrada (uf, cómo estoy de cosmopaleto hoy) a través de un proyector común previo paso por un software que haga la mezcla de las fuentes, o bien usando pantallas LED de gran formato. Estos sistemas permiten usar pantallas muy largas, enormes, incluso con curvatura envolvente. El sistema edge blending coordina varios proyectores en paralelo con superposición de los bordes de la proyección para abarcar una gran longitud de pantalla.

proyectores-en-alquiler-audiovisual-sevilla

Pantallaco enorme y envolvente, con mucho potencial para eventos. El efecto de proyección continua se logra yuxtaponiendo varios proyectores (tres en este caso) con una estrecha superposición de sus bordes colindantes. Foto vía www.audiovisualstudio.es.

Son muchas las cosas que pueden juntarse en una proyección de este tipo: diversas señales de video, sea en directo o de archivo, imágenes fijas, animaciones flash o HTML5, señal de pantallas de ordenador, feed de redes sociales en tiempo real, rótulos fijos o con desplazamiento, reloj/cronómetro, moscas, etc.

Por qué no me gustan

Dejo claro que no me gustan estos sistemas para conferencias y eventos específicamente médicos/científicos. La razón: EL RUIDO VISUAL. La mayor lucha que tengo al asesorar y enseñar los principios del diseño de presentaciones es el control del ruido —véase esta entrada sobre el tema—, pues es el principal vicio que daña la comunicación científica.

El ruido de fondo hace que la señal comunicativa tenga menos fuerza, llegue peor y sea menos aprovechada por los oyentes. El control del ruido implica aumentar al máximo la señal del mensaje principal y reducir en lo posible los elementos de distracción, de relleno, de adorno o cualquier cosa que ensucie o compita con el mensaje.

En una conferencia que emplea proyección multientrada las diapositivas están enmarcadas en un entorno con señales secundarias que rivalizan con el contenido de la diapo, sean logotipos institucionales o comerciales, lemas, adornos luminosos supermodernos o entrada de video con el careto del ponente a una escala dermatoscópica.

Ello casi siempre significa reducir las dimensiones de la diapositiva para encajarla en tal escenografía. Los marcos sueles ser llamativos, brillantes, un derroche de longitudes de ondas electromagnéticas. Con frecuencia el mosaico elaborado por los técnicos prevé solamente diapositivas en formato 4:3, en contra de la tendencia afortunadamente creciente del diseño panorámico.

Tal añadido de ruido externo a la presentación es la guinda al propio batiburrillo que abunda en las diapositivas que traen los conferenciantes; porque, claro, resulta que todavía son legión los que no se han leído el ebook Cómo preparar presentaciones en Ciencia y Medicina y aun así osan subirse a la tarima a hablar en público. Luego pasa lo que pasa, carajo.

bannerpresentaciones

Algunos ejemplos comentados

Son fotos sacadas de internet, con sus vínculos a las fuentes originales.

Este es un modelo de librillo, con la presentación insertada en un marco luminoso. Es una pantalla LED con más brillo que un proyector de cañón habitual; ese espacio muerto pero brillante del marco es una fuente de fotones no deseados para los ojos de los asistentes. En este caso no hay demasiados elementos de distracción alrededor de la diapositiva, aunque no deja de ser ruido visual.


Aquí vemos al ilustrísimo y nunca bien ponderado Dr. Jaume Crespí durante su conferencia —merecedora del premio a la mejor comunicación— en el XXI Congreso de la SERV. Aquí la proyección elegida por la organización tiene bastantes problemas: no es una pantalla demasiado grande, se le roba una cuarta parte de la superficie a la diapositiva para añadir abundante ruido visual (logos y lemas institucionales, figura geométrica degradada en el fondo) y una señal de video que curiosamente está a escala 1:1 respecto al orador. La diapositiva está en formato 4:3, pero si un ponente aparece con diapositivas en 16:9 ¿qué se hace? ¿Quedaría una proyección más pequeñita de las diapos?

Este mismo layout fue utilizado por la SERV para las grabaciones de las ponencias a través de una aplicación, cosa ésta digna de elogio y que creo imprescindible si se quiere sacar más partido a los congresos. Allí sí que tiene sentido una ventana con el video del ponente.


En serio, ¿este pasticho tiene alguna ventaja sobre una simple diapositiva en formato panorámico? ¿Es necesario ver al orador tan grande? ¿Debe estar el nombre del evento, su lugar y fecha proyectados durante todo el día? Será para que nadie se despiste de dónde está…


Algo similar en este caso, donde la pantalla es panorámica pero se destina un tercio al close-up del orador y la diapo se reduce a 4:3.


Pantalla muy larga con proyección duplicada. Esto es útil en salas muy anchas donde el público de los laterales vería sesgada una proyección única central. El fondo es oscuro y el video del ponente no resta espacio a las diapos. Fuera de la pantalla sí que hay toda suerte de elementos ruidosos.


A diferencia del caso anterior, aquí la doble proyección está sobre un fondo muy luminoso y cuyo tercio central está desperdiciado con el más absoluto ruido. Si de mí dependiera, preferiría una doble proyección con formatos 16:9 que ocupen la mayor superficie de la pantalla, con un marco oscuro y sin fruslerías.


Otra pantalla larga, con la mitad destinada a la diapositiva —que en este ejemplo ya tiene su propio ruido interno— y una enorme señal de video. No está mal que la imagen del ponente aparezca aumentada, pues en una buena conferencia el ponente es, en realidad, más importante que el PowerPoint; ahora bien, tan colosal ampliación del orador solo se justificaría en auditorios muy grandes.


Este ejemplo es de nota. Una pantalla gigantesca y de buena calidad visual, pero lo que han vertido dentro no tiene sentido: fondo recargado de cosas, logos en cada esquina, gran imagen del orador —puede estar justificada en ese contexto— y, lo peor, la diapo está reducida a la mínima superficie y enmarcada como si se estuviera viendo dentro de un ordenador (!). Ya si eso envíame la presentación y la veo mejor desde mi portátil, leñe. Es un desperdicio de superficie aunque, viendo la diapomierder proyectada, tampoco se pierde mucho.


A ver, ¿dónde se focaliza la atención en esta pantalla? En cualquier sitio menos en la diapomierder, que tiene una intensidad de señal bajísima. Aquí quizás se justifica la figura aumentada del presentador —que tiene el mismo tamaño que el atril.

Buenos usos de las proyecciones mixtas

Cuando veo esas pantallas infinitas, anchísimas y con tanto potencial tecnológico, me imagino cómo podría aprovechar toda su superficie para fines didácticos, para hacer un perfecto apoyo visual al servicio de la conferencia. Se podrían explicar divinamente procesos complejos, líneas de tiempo o animación de secuencias sacando partido a la longitud de la pantalla.

¿Por qué no un sistema de proyección de doble diapositiva? Quiero recordar aquí a mi Maestro, el neurooftalmólogo Rafael Muci-Mendoza, quien lleva varias décadas dictando cursos sobre fondo de ojo para internistas y médicos no oftalmólogos. Ahora no sé cómo proyecta las diapositivas, pero cuando hice estos cursos en los años 90 el Maestro ponía dos proyectores con sus respectivos carruseles de filminas y proyectaba en paralelo, aprovechando toda la pared del auditorio. Es algo fácilmente factible de emular hoy, bien sea mediante una diapositiva de tamaño doble-panorámico o dos presentaciones proyectadas en paralelo, con o sin edge blending.

flex-glass-edge-blend

Una proyección superpanorámica con «edge blending» puede elevar la efectividad e impacto del apoyo visual en una conferencia científica. Imagen vía www.screeninnovations.com.

Otro momento de un congreso donde pueden ser útiles estos collages es en las «mesas redondas», foros y actividades participativas. En estas modalidades la presentación de apoyos visuales es puntual y se puede compatibilizar con primeros planos de quienes charlan; la participación de los asistentes se puede mostrar mediante resultados de encuestas o comentarios en directo a través de redes. Estas cosas pueden hacer más llevaderas al público las tertulias de carajillo en que se convierten, a veces, estas mesas que nunca son redondas.

Si los organizadores desean poner fuegos de artificio audiovisuales, pueden aprovechar las pausas entre presentaciones para proyectar chucherías llamativas. Basta con una clásica cortinilla de separación, pero si los organizadores quieren epatar, que aprovechen los ratos muertos para ello, vamos, como si quieren hacerle un videomapping entero al auditorio.

Otra situación donde es útil la proyección mixta con careto del ponente: cuando no todo el público está presente en el recinto, sea porque hay salas anexas para alojar a más asistentes o cuando se retransmite a distancia (webinars, MOOC, videoconferencias, etc.), o en locales muy grandes sin una pantalla principal proporcionada, donde haya que recurrir a pantallas secundarias repartidas.

También para la retransmisión de un evento externo a un público que lo mira desde un auditorio, por ejemplo cursos con cirugía en directo. Aquí los efectos televisivos multipantalla sí casan bien.

camaras-curso-video-pantalla-presentacion-folsom

Inteligente uso de doble pantalla en un evento de cirugía en directo. En una se transmiten las acciones quirúrgicas y en la otra se muestra en tiempo real el monitor de radiología intervencionista. Vía sono.es.

Quizás el sitio natural de estos artilugios sea en los pasillos del palacio de congresos, para reunir informaciones de interés, retransmisión de actividades, anuncios, etc. O en los estands de las casas comerciales para aplicarlos al más puro y efectista marketing para el que se han inventado estos trucos de ilusionismo.

Entiendo que los organizadores de eventos y sus patrocinadores quieran estar a la última moda incorporando nuevas tecnologías y que las empresas de audiovisuales las ofrezcan, pero su uso debe ser mesurado y, cuando toque hablar de ciencia, pues a concentrarse y a hablar de ciencia sin tonterías.

“Ceterum censeo Podemus esse delenda”

Anuncios

Postgrado en Ilustración Científica de la UPV/EHU

Una muy buena noticia: está abierto para los interesados el primer postgrado de ilustración científica de la Facultad de Ciencias de la Universidad del País Vasco. Es una iniciativa extraordinaria de Vega Asensio, doctora en biología e ilustradora profesional, que se ha currado la carrera de obstáculos que suele acompañar a tales empresas.

Es importante profesionalizar en nuestro medio esta rama artística; por ejemplo, en EEUU la ilustración científica es una carrera con titulación, formación continuada, asociación, congresos y toda la mandanga. Por aquí los colegas médicos somos más de pillar por internet los dibujos que han publicado otros o fusilar libros. No tenemos mucha cultura de contar con ilustradores profesionales y muchos trabajos los hacen dibujantes no especializados que tienen muy buena técnica pero no están familiarizados con las Ciencias.

master_ilustracion_cientifica

Cartel del postgrado de ilustración científica de la Universidad del País Vasco.

¡Solo quince plazas! ¡Nos las quitan de las manos!

El pénsum del curso de postgrado es muy amplio, casi me apetece más ir de alumno que de profe. Abarca diversas técnicas de dibujo manual y digital, ilustración botánica, zoológica, médica, arqueológica, geológica y astronómica. Se tratará la infografía, el modelado 3D, la comunicación científica y la profesionalización de la especialidad.

Son 34,5 créditos más un trabajo final y prácticas de empresa. ¿Qué más se puede pedir?

La información etstá disponible en este vínculo: www.ehu.eus/ilustracion-cientifica. En este podcast del programa radial La mecánica del caracol hay una entrevista a Vega Asensio y a Maren Ortiz (a partir del minuto 15).

La asignatura de ilustración médica

Aunque el resto del profesorado es de primer nivel me han considerado como docente de ilustración para Medicina. En la asignatura participarán los profesores de la UPV Nerea Legarreta y José Antonio Azpilicueta, de la Facultad de Bellas Artes, quienes darán la hermosa parte del dibujo de la figura humana y la anatomía de superficie; también Maren Ortiz, vicedecano de la Facultad de Ciencias y director del postgrado, quien impartirá biología celular e histología.

Yo intentaré hacer que los alumnos se puedan entender con el peculiar discurrir mental de los médicos, el dibujo de órganos, proyecciones quirúrgicas, cómo estampar las fases clave de las cirugías —poco tiene que ver la típica lámina de anatomía con la visión de un campo quirúrgico—. También la ilustración de células y tejidos, de procesos nosológicos y algo de infografía médica.

Pues eso, que ayudéis a divulgar este curso y, si sois de una farmacéutica u otra empresa con capacidad de mecenazgo, es una buena opción para apadrinar.

Trucos para PowerPoint: complementos de Office

Las aplicaciones de la suite Microsoft Office tienen la posibilidad de añadir complementos (add-ins o plugins) desarrollados por terceros para cumplir funciones específicas o aumentar algunas capacidades de los programas originales.

Los complementos se manejan desde la pestaña “Insertar” del programa de Office, en la que aparecen los iconos “Mis complementos” y “Tienda”, donde se muestran y descargan los add-ins disponibles. Hay complementos genéricos para cualquier aplicación del Office, mientras que otros son específicos; así, para Word abundan las herramientas de traducción, diccionario o consultas web, para Excel las herramientas de cálculo y para PowerPoint los complementos gráficos y de interactividad.

Cómo conseguir los complementos

El modo más directo es dentro de la propia aplicación, como ya indicamos, a través del icono de “Tienda” de la pestaña “Insertar”, que abre una ventana con el catálogo de complementos. Lo mismo puede hacerse desde la web de la Tienda Office. La mayoría de estos complementos son gratuitos, pero otros son de pago o tienen versiones premium previa cuota. En la página de soporte de Office también ofrecen ayuda sobre la descarga y gestión de los complementos.

tienda complementos office

Interfaz de la Tienda de Complementos de Office dentro de PowerPoint, en la pestaña del menú “Insertar”. En “Mis complementos” se administran los add-ins descargados.

Otros plugins se pueden localizar directamente en las webs de sus desarrolladores e instalarse dentro de Office, gratiñán o paganini. En estos casos hay que tener las precauciones propias de cualquier descarga de software en cuanto a virus y malware.

Ejemplos de complementos para PowerPoint

Aquí solamente quiero mostrar algunos complementos para dar idea del tema; los complementos van cambiando, aparecen y desaparecen con el tiempo, además de funcionar mejor o peor según la versión de Office y el sistema operativo empleado.

Quizás los más útiles sean los add-ins que permiten incrustar marcos con contenido HTML5 o scripts para integrar con contenido online.

Visor Web es un complemento propio de Microsoft para colocar una ventana de navegación donde se muestra una página web completamente funcional.

Visor Web

Visor Web, complemento que permite ver páginas web y navegar por ellas desde una presentación.

Web Video Player permite incrustar videos desde YouTube o Vimeo para reproducirlos en una presentación sin necesidad de tenerlos dentro de la misma; eso sí, es obligado tener acceso a internet durante la presentación.

Web Video Player

El complemento Web Video Player sirve para proyectar un video de YouTube o Vimeo directamente desde internet sin salir de la presentación.

Hay diversas aplicaciones para hacer encuestas o votaciones durante una presentación, algunas pensadas para usuario único (por ejemplo como autoevaluación en una presentación interactiva de uso privado), otras para que vote un auditorio en tiempo real. Entre las primeras están los cuestionarios de MS Office, y entre las segundas los add-ins de Poll Everywhere, Live Survey o Ficus.io.

complemento de Poll Everywhere

El complemento de Poll Everywhere para PowerPoint sirve para realizar votaciones sobre preguntas planteadas al público, quien vota a través de sus móviles, por mensaje o por navegador.

Finalmente comento herramientas para introducir elementos gráficos, sean símbolos y caracteres especiales, fotografías (Shutterstock, Pexels, Pickit, con las limitaciones típicas de estos bancos de imágenes) o gráficos y mapas.

bannerpresentaciones

Problemas con los complementos

Los inconvenientes son los esperables en el universo Microsoft: incompatibilidad según sistema operativo y versión del Office, fallos de funcionamiento en algún caso, abundancia de complementos mierders como bibliotecas de emoticonos y clip-art

Alguna aplicación, aun siendo gratuita, cobra por bajar contenido o por ampliar capacidades. Otras necesitan tener cuenta de usuario en la web del desarrollador.

Pues eso, de vez en cuando vale la pena echar un ojo por la tienda de complementos a ver si hay algo de utilidad para nuestras presentaciones.

“Ceterum censeo Podemus esse delenda”

Jodiendas del programa PowerPoint

Hay cosas del software PowerPoint que me parecen imperdonables. En este blog suelo dar consejos para utilizar adecuadamente este programa, sin duda muy potente y útil pero que se queda corto en cosas elementales, en especial si se compara con programas profesionales de diseño gráfico o diseño web.

Los puntos que comentaré a continuación son críticas al software de Microsoft, cosas que de solventarse mejorarían infinitamente la experiencia de usuario y que agradeceríamos quienes tenemos que hacer presentaciones con frecuencia.

Primera jodienda: ¿hasta cuándo la limitación de tipografías?

Bien es sabido que si se usa una fuente “atípica” dentro de una presentación dicha fuente será sustituida cuando el fichero se abra en otro ordenador que no tenga instalada tal fuente. Quienes se despistan con esto terminan por sufrir un desastre en el aspecto de su presentación, con desencuadres, solapamientos, aparición de caracteres indeseados y otras lindezas.

sustitución tipografica

La eterna pesadilla de PowerPoint: tipografías sustituidas arbitrariamente cuando la original no está disponible. En la figura de la izquierda se ha usado la fuente Nexa Rust, pero a la derecha se observa el resultado de abrir el archivo en otro PC, donde la tipografía original se ha sustituido por Arial, la más pedorra de las fuentes. Eso sí, ni siquiera se advierte de la sustitución pues sigue apareciendo que es la fuente Nexa Rust (señalado en rojo). Aquí es obvia la sustitución, pero cuando se usa otra sans serif puede resultar muy confuso. ¡Vale ya, queremos algo tipo @font-face para PowerPoint!

Este grave inconveniente tipográfico también era común en el diseño de páginas web, pues los navegadores utilizaban las fuentes instaladas en el ordenador donde se abría la página y si el tipo usado no estaba disponible se sustituía por otra con los consabidos desmanes. Por ello se recomendaba usar “fuentes web seguras”, es decir, tipografías muy comunes que estuvieran presentes en casi la totalidad de los ordenadores, como Arial, Times New Roman, Trebuchet, Verdana, Georgia, Courier New o Comic Sans (¡manda pelotas!). Esto limitaba significativamente la creatividad del diseñador.

La solución era colocar ese elemento de texto especial en forma de imagen gif o jpg, aunque esto no siempre era la mejor salida. También se podía decidir cuál fuente, en caso de sustitución, sería la empleada por el navegador. PowerPoint no permite esta elección sino que cambia la letra por la que le sale del rafe perineal aunque tenga otra tipografía similar a mano.

Como se puede comprobar husmeando por internet, ya no existen casi restricciones al uso de tipografías en la web por más raras que sean. Esto es debido al uso de fuentes web o @font-face, que permite tener alojados en el servidor pequeños archivos con las tipografías que se descargan al mismo tiempo con la página web que los necesita. Así sea cual sea el dispositivo desde el que se acceda a la web el texto aparecerá con las fuentes indicadas.

¿Tan difícil es hacer algo similar con PowerPoint? Es cierto que hay un comando escondido dentro de las opciones “Guardar como” que supuestamente sirve para incrustar fuentes TrueType en la presentación y que así se vea tal cual se diseñó desde cualquier PC, pero es un truño, no funciona ni remotamente como las fuentes web. O algo estoy haciendo muy mal para que no me funcione. Esta opción incrusta fuentes TrueType (.ttf) pero deja fuera las OpenType (.otf), si hay la más mínima duda sobre licencias no permite editar el texto cuando se abre en otro dispositivo, es bastante impredecible su resultado y si además se usa la versión PowerPoint 2011 de Mac es que ni existe la opción de incrustar fuentes ni ver fuentes incrustadas desde un PC. Nada de esto pasa con @font-face y de nuevo Microsoft nos ofrece un zurullo.

Tener la seguridad de que la presentación que uno diseña se verá tal cual sin importar el dispositivo es de lo más tranquilizador para el orador. ¡Basta de ponentes cambiando a última hora cajas de texto descuadradas y tipografías sustituidas!

Esta crítica vale también para Keynote pues tampoco facilita incrustación de fuentes.

bannerpresentaciones

Segunda jodienda: ¿por qué medir en centímetros?

La inmensísima mayoría de los archivos generados con PowerPoint están destinados a su visualización en monitor o en proyección y no para ser impresos. Entonces ¿qué sentido tiene que las unidades de medida disponibles en este programa sean centímetros, pulgadas, picas y puntos? Tales unidades son las usadas en trabajos para imprenta, pero en el mundo digital tenemos una unidad propia: el píxel.

Claro que cualquier usuario medio estima mejor lo que son 5 cm que 250 px. Cuando aparecieron las suites ofimáticas el concepto de pixel era extraño para el gran público, pero actualmente todos hablamos de los píxeles de resolución de la pantalla del smartphone y de los megapíxeles de una cámara digital.

En un programa profesional de diseño como Adobe Illustrator el usuario escoge las unidades de medida, así cuando prepara un trabajo para impresión emplea cm o in y el texto en pt, mientras que si es un trabajo digital escoge px tanto para formas como para textos.

Sería sumamente interesante que PowerPoint añadiera la posibilidad de escoger el píxel como unidad global de medidas, pues carece de sentido que el tamaño estándar de una diapositiva sea 25,4 x 19,05 cm cuando se va a proyectar en una pantalla del tamaño de la pared.

También colleja para Keynote, pues aunque sí permite medir las figuras en píxeles para lo demás usa centímetros, pulgadas y puntos.

Tercera jodienda: ¿por qué varían tanto las versiones de PowerPoint para Windows y Mac?

Casi parece que las versiones para Windows y Mac son dos programas independientes. Las interfaces de usuario son diferentes, con comandos similares pero puestos en sitios distintos, de modo que un usuario acostumbrado al PowerPoint 2010 o 2013 se ve perdido con el PowerPoint 2011 de Mac.

Aunque la mayoría de los comandos son iguales hay un buen número de funciones que están solo disponibles en uno o en otro sistema operativo. Si simplemente la versión Windows fuera la óptima sería comprensible, pero es que hay cosas que se pueden hacer en Mac y no en Windows y viceversa. Curiosamente la visualización del resultado es igual en un sistema o en otro, lo cual hace menos comprensible que las comandos no sean igualmente aplicables en ambas versiones.

the artist

La gran película “The Artist” está realizada en formato 4:3 para emular las antiguas películas porque el formato 4:3 ¡es un formato viejuno y arcaico!

Cuarta jodienda: ¡vale ya de formato 4:3!

Esta no es una queja para Microsoft, pues ahora usa por defecto el formato panorámico, sino hacia los usuarios y organizadores que permanecen anclados al viejo formato. A estas alturas ya todos los eventos tendrían que emplear de base el widescreen, igual que se hace en edición de vídeo, cine, TV y web. En cambio Keynote mantiene el 4:3 por defecto aunque se puede modificar fácilmente. Más comentarios sobre tal punto en este post.

Confiemos en que avancen las mejoras en estos softwares de presentación tan populares y que se oigan las peticiones de los usuarios.

Adenda (diciembre, 2015): bienvenida sea la nueva versión de Office 2016 para Mac. Iguala mucho las prestaciones e interfaz de usuario con el Office 2013 de Windows. Sin embargo las jodiendas mencionadas siguen…

Hacer presentaciones en la Nube, muy útil y gratuito

Estamos en una época de deslocalización informática, donde cada vez se depende menos del soporte físico de un ordenador, donde se puede trabajar desde cualquier lugar y desde cualquier terminal gracias a la Computación en la Nube. Las plataformas “en nube” ofrecen diversos servicios: cuentas de correo, contactos y calendarios, almacenar y compartir archivos (como el útil Dropbox), organización de notas, fotos y contenido variado (como el potente Evernote) y hasta lectura de libros o alquiler de películas.

Aquí me referiré a tres aplicaciones ofimáticas que podemos disfrutar en la nube: OneDrive, iCloud y Google Drive. Estas tres plataformas tienen en común la disposición de espacio de almacenamiento gratuito para guardar cualquier tipo de archivo, la posibilidad de compartirlos con otros usuarios y, lo que más me interesa aquí, la capacidad de editar o crear archivos de suite ofimática, es decir, documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones con diapositivas.

Recalco la gratuidad de estas aplicaciones utilizadas desde la nube, aunque también hay planes de pago que mejoran sus características y espacio de almacenamiento. Así que si no tenéis el Microsoft Office instalado ya no hay obligación de apoquinar más de 100 € para tenerlo (o peor aún, el Office 360, que no se compra sino que se alquila), ni hay que recurrir a programas pirateados.

Obviamente las prestaciones de estas aplicaciones ofimáticas online son menores a la de los programas completos que se pueden instalar en un ordenador. En el caso de las presentaciones con diapositivas se reducen mucho las herramientas de animación y transición, así como de retoque de imágenes. Pero la mayoría de estas prestaciones son realmente secundarias a la hora de hacer una presentación; incluso puede que así el usuario no se vea tentado a adornar perniciosamente sus diapos y al final el resultado sea más limpio.

OneDrive y Office Online

La nube de Microsoft se llama OneDrive (antes SkyDrive). Aporta 15 GB de almacenamiento e incluye Office Online, la versión nebulosa de Word, Excel y PowerPoint, con una interfaz muy similar a la del Office 2013. Centrándonos en PowerPoint Online, ésta es una versión reducida pero muy operativa del PowerPoint “de verdad” y totalmente compatible con el mismo. Se pueden crear desde cero archivos nuevos o abrir y editar presentaciones guardadas en la nube.

PowerPoint online, la versión en nube de Microsoft.

PowerPoint Online, la versión en nube de Microsoft. Da la sensación de trabajar en Office, pero los comandos están muy reducidos. Es suficiente para hacer presentaciones sencillas o pequeños retoques en archivos pptx subidos a la nube OneDrive.

Características relevantes:

  • Tipografías: incluye un buen puñado de tipografías estándar del Office, lo cual garantiza que los documentos creados online se verán adecuadamente en cualquier PC. El inconveniente es que si cargamos una presentación con alguna fuente diferente de las disponibles, se sustituirá el tipo de letra con los desafortunados resultados habituales en estos casos.
  • Plantillas: dispone de unas cuantas plantillas de Microsoft, todas en formato widescreen. El gran problema es que no hay opción para modificar el fondo o crearlo desde cero, así como tampoco se puede trabajar en “patrón de diapositiva” para modificar el estilo global. De modo que si se quiere otro diseño de fondo o un formato 4:3 hay que importarlo desde el PowerPoint “de verdad”.
  • También tiene muy reducidos los efectos de animación y transición, pero reproduce los presentes en un archivo importado. Las formas prediseñadas (líneas, figuras geométricas, flechas…) son escasas.
  • Presentación en pantalla completa: al clicar el botón de “ver en pantalla completa” la diapo se abre en el espacio de la ventana del navegador, pero se mantiene el marco del mismo. Así que para verlo realmente a pantalla completa hay que ir al menú de visualización del navegador.
  • Exportación de archivos: únicamente permite exportarlo en formato pptx.

La mayor utilidad del PowerPoint Online es la posibilidad de hacer fácilmente modificaciones de última hora desde cualquier ordenador y sin salir de internet. Las características para hacer presentaciones nuevas son bastante restringidas, aunque suficientes para hacer diapos sencillas y correctas.

bannerpresentaciones

Para los maqueros, incluso sin un Mac a mano: iCloud

La plataforma iCloud es el servicio de nube de Apple al que tiene acceso todo propietario de un Mac, iPad u otro cacharro de esta casa. Justamente su principal restricción es que hay que pagar algún cacharro, aunque sea un iPod mini, para tener derecho a una cuenta de iCloud. Se puede acceder desde cualquier navegador web y también desde un panel diseñado para Windows.

Tiene funciones similares a las descritas en OneDrive, pero en este caso el espacio es de 5GB y las aplicaciones ofimáticas son Pages, Numbers y Keynote. Para el momento de hacer este post las aplicaciones online están aún en versión beta, es decir, aún no es un servicio pulido del todo.

A través de iCloud se accede a la versión online de Keynote

A través de iCloud se accede a la versión online de Keynote. Los archivos se sincronizan perfectamente entre los dispositivos conectados. A pesar de las limitaciones del Keynote en la nube, se puede hacer un trabajo bastante completo.

Observaciones sobre el Keynote online:

  • Su interfaz es muy similar a la del Keynote “de verdad”, pero muy simplificado en sus prestaciones.
  • Las tipografías son las mismas de la versión de escritorio de Keynote.
  • El catálogo de plantillas también es el mismo, pero al igual que el PowerPoint Online, no hay manera de editar el tema, cambiar el fondo o modificar el formato, que por defecto es 4:3.
  • Tiene suficientes efectos de transición, pero no tiene ni reproduce animación de objetos.
  • La presentación en pantalla completa funciona correctamente con un solo clic.
  • Se puede exportar el archivo en su formato nativo o bien en pdf o ppt.

El servicio iCloud permite al maquero modificar o crear archivos (muy sencillos) estando alejado del entorno Mac y hasta rebajándose a utilizar un PC.

Google Drive, un servicio muy muy interesante

Muchos tenemos cuentas de Gmail, pero relativamente pocos sacamos provecho a las aplicaciones incluidas en nuestra cuenta de Google. Una de ellas es Google Drive, una nube gratuita de 15 GB para almacenar y compartir cualquier tipo de archivo, pero que también permite la creación y edición de documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones con diapositivas, empleando un software propio (antes llamado Google Docs) que trabaja en la propia nube sin tener que instalar nada en el disco duro del ordenador.

Sinceramente me parece la mejor opción para trabajar en nube debido a las completas prestaciones de sus aplicaciones ofimáticas y a la relativa buena compatibilidad con Microsoft Office. Osaría decir que alguien que no tenga instalado el Office puede pasar tranquilamente con la suite gratuita de Google Drive.

La aplicación para presentaciones de Google Drive es la más completa de las que funcionan en nube. Su mayor limitación es la necesidad de estar conectado a internet para poder proyectar desde esta aplicación.

La aplicación para presentaciones de Google Drive es la más completa de las que funcionan en nube. Su mayor limitación es la necesidad de estar conectado a internet para poder proyectar desde esta aplicación.

Cosas a tener en cuenta con Presentaciones de Google:

  • La interfaz es cómoda y de gran usabilidad; basta husmear un poco por las pestañas de menús para ubicarse con los comandos.
  • A diferencia de los anteriores, aquí se puede escoger formato 4:3 o panorámico, cambiar el fondo, editar o importar plantillas y trabajar con “Diapositiva maestra”.
  • Opción a un número enorme de tipografías muy interesantes, algunas en común con Microsoft Office, pero la mayoría son propias de Google. La precaución es que si se emplean estas fuentes raras y después se exporta el archivo a PowerPoint, el tipo de letra será sustituido lamentablemente.
  • Tiene un catálogo restringido de animaciones y transiciones.
  • Las opciones de formas y para realizar dibujos son muchísimo mayores que en las otras plataformas comentadas; incluye dibujo de curvas vectoriales y trazados a mano alzada.
  • Presentación perfecta en pantalla completa.
  • Los archivos se pueden descargar en formato pptx, como pdf, como imagen jpg o png y también como gráfico vectorial.

Como se ve es la más completa de las plataformas, pero tiene un inconveniente de peso: la necesidad de contar con conexión a internet para poder presentar desde la misma, cosa no siempre asegurada en los auditorios y menos en simposios y congresos. Claro que eso se puede salvar exportando la presentación en pptx, pero considerando los problemas de tipografías y descuadres que puede haber; o bien guardarla como pdf y hacer la presentación con el Acrobat Reader a pantalla completa, cosa que funciona muy correctamente (ver post).

¿Y los vídeos incrustados?

Todas estas plataformas tienen problemas muy serios para meter y reproducir vídeos en las diapositivas. La mejor vuelve a ser la de Google, pero sólo incrusta archivos desde Youtube, cosa práctica si se trata de meter vídeos ya alojados allí, pero en caso de un vídeo propio hay que tomarse la molestia de subirlo primero a Youtube.

La nube a través de las tabletas

Aunque los tres servicios de nube comentados tienen aplicaciones para tablets que permiten administrar los archivos, no resultan tan adecuadas para editar y crear presentaciones. Quien gana por goleada es el iPad, pues su versión de Keynote es muy funcional (aunque reducida) y su integración con otros dispositivos por iCloud es excelente. En cambio las tabletas Android siguen siendo un maldito zurullo en lo que a ofimática se refiere: no hay aplicaciones decentes (hay muchas, pero patateras) que permitan emular el entorno de Microsoft Office y reproducir fielmente sus archivos. Con Google Drive se puede hacer algo, pero limitadísimo.

La seguridad en la nube

Teóricamente los servicios de nube son muy confiables y cuentan con máxima protección contra hackers y delincuentes informáticos. Espero que así sea. En cualquier caso no parece prudente guardar en la nube esas fotos personales en pelotas, o los documentos bancarios, o de un plan estratégico empresarial de la boina. Pero para guardarse un PowerPoint sobre amebiasis intestinal qué más da.

En resumen, estas herramientas para presentaciones desde nubes pueden resultar útiles para librarnos de apuros muy dignamente, aunque hay que conocer sus limitaciones y familiarizarse con su funcionamiento. Las nubes son un respaldo inestimable para quienes tienen que viajar haciendo conferencias.